25 de julio de 2016

fracaso.mp3

Mis enemigos estarán contentos de leer esto; les prometo llorar al final y tirarme de rodillas con el sentimiento con el que me levanto a diario al no encontrar una motivación para simplemente estar.

Me gustaría dejar de intentar lo que fallaré y comenzar a intentar eso en lo que sería buena y aceptada. Estoy rodeada de dictaminadores que han decidido alguna etapa de mi vida. Especialistas que han creído en sus test y criterio para elegir por mi... Ellos son los especialistas, yo no tengo más queja al respecto, solo vivo las repercusiones de sus actos; seremos parte del mismo cosmos y formaremos parte de las mismas cosas, contaremos con los mismos elementos bioquímicos e innegablemente viviremos juntos; sufrirán por estar junto a mi mientras yo estaré feliz de formar parte de algo.

Creo que somos personajes con características ya escritas, mi análisis errado y generalizador siendo antropóloga y mi talón de Aquiles cuando intento no discriminar deliberan que vivir es igualito a The Truman Show. Ni modo, uno es el prototipo de algo con modificaciones para ser "único". Único solo es la palabra para definir el número de serie porque la vida sería aburrida y confusa. Más. También soy, aunque no lo quiera, "el prototipo único consciente y rebelde a mi escritor".

Declaro que los siguientes días seguiré equivocándome, que trataré de dar lo mejor de mi pero seguiré con el vacío que a mi prototipo implora, que doy gracias a mis dictaminadores de haber ocupado mi tiempo con sus trámites y decisiones finales han sido hobbies que han ocupado mi tiempo, supongo que habría estado aburrida. Más.

De antemano gracias, por hacer pasatiempos mis fracasos, comienzo a creer en la superación personal. A pesar de todo espero  encontrar algo en donde sea buena o por lo menos mis cualidades sean bien empleadas, de suerte que me hagan tener disfrute y sienta llegar a la realización de este personaje que me ha permitido ser el escritor que no he elegido para que redacte mi final. Buena suerte... qué más da... 

8 de julio de 2016

Los empleos de Jehová

Hablar de testigos de Jehová es considerar un juicio nada adulatorio sobre un porcentaje de mi familia y declarar que no he sido una persona amable las veces que me han abordado o me he negado a abrir la puerta para platicar.

Quizás solo han sido los temas de su revista Atalaya los que me han hecho huir... No me importa saber si la Biblia es el mejor libro escrito, cuál es el futuro de la humanidad en la Tierra, cómo superar la muerte (de mi padre) ni cuál es la misión de Dios para mi, por ejemplo. A partir de mi rechazo ante esto, me he enfocado en lo que me gusta de ellos.